jueves, 16 de abril de 2009

Secretos de la respiración consciente



SECRETOS DE LA RESPIRACIÓN CONSCIENTE
1. Inhalar y exhalar por la nariz. Sólo exhalar por la boca en ciertos ejercicios especiales, que veremos más adelante.
2. Utilizar el área faríngea para inhalar y exhalar, esto es para
poder absorber y expulsar una mayor cantidad de aire. Se debe jalar el aire desde cerca de la garganta, para comprobar que lo estamos haciendo bien, debemos sentir algo fresco en la garganta al inhalar de esta forma. Esto se realiza con la boca cerrada y utilizando las fosas nasales como ya hemos explicado.
3. Al inhalar sacar el abdomen, al exhalar meter el abdomen. Este mecanismo se puede checar de la siguiente forma: sentado cómodamente con la espalda recta, nos ponemos las manos en el abdomen, inhalamos y observamos si el abdomen sale o se mete, exhalamos y realizamos la misma
observación. Ya que verificamos esto, practicamos varias veces para corregir el movimiento o para concientizarlo si ya lo hacemos bien.
4. Acomodar la punta de la
lengua en la parte de adentro de los dientes superiores. Esto cuando hagamos ejercicios de respiración consciente sirve para eliminar tensiones innecesarias en el rostro, se afloja la mandíbula y se induce un estado de tranquilidad y relajamiento.
5. La respiración profunda o completa. Esta forma de respirar la estudiaremos a continuación.
La respiración yogui es precisamente la forma completa de respirar. Se llama así porque permite llenar totalmente la capacidad pulmonar, normalmente sólo utilizamos una tercera parte aproximadamente de nuestra capacidad total. Al principio cuando se explica parece componerse de tres pasos, que son precisamente tres maneras de respiración y son los siguientes:
1. Respiración baja o abdominal.
2. Respiración media o intercostal.
3. Respiración alta o clavicular.
La respiración baja trabaja mucho con el movimiento abdominal, lo podemos observar en algunas personas, en quienes predomina este tipo de respiración.
La respiración media es menos perceptible, es un movimiento hacia los costados, como si las costillas se expandieran al inhalar.
La respiración alta también es muy manifiesta, cuando alguien respira de esta manera se expande el pecho y los hombros se levantan.
Estos tres tipos de respiración se deben armonizar en un sólo movimiento y proceso, de esta manera recibimos los beneficios integrados en una sola respiración completa que es la respiración yogui.
En la respiración clavicular se utiliza una tercera parte de la capacidad pulmonar, la parte alta solamente, en la intercostal se llega hasta la mitad, en la abdominal se recibe el aire en la parte media y baja de los pulmones
Solamente al integrar los tres movimientos en un proceso armónico se llenan plenamente los pulmones obteniendo con esto una mayor oxigenación y vitalización de la sangre y por ende de todo el organismo, como complemento de lo anterior se realiza en forma natural una exhalación más fuerte también, que propicia la purificación de la sangre tan necesaria para funcionar bien en todos los aspectos. La respiración completa o profunda es propiamente el fundamento de toda
la ciencia yogui de la respiración.
Estudiemos ahora su proceso: Sentado cómodamente en el
suelo con las piernas cruzadas con la espalda recta o en una silla apoyando los pies en el piso. Se recomienda practicar al aire libre o en una habitación bien ventilada.
Se toma aire por la nariz, jalando el aire desde la zona faríngea como ya explicamos en la lección anterior, al tomar aire se va sacando el abdomen, esto se produce por el movimiento del diafragma. Se continúa ahora expandiendo las costillas a los lados mientras se sigue tomando el aire, luego se expande el pecho y se levantan en forma natural los hombros mientras se sigue inhalando profundamente. Se sostiene el aire un momento y se exhala lentamente por la nariz. Al comenzar a exhalar se mete el abdomen y se va presionando gradualmente mientras se elimina el aire completamente de los pulmones. Se repite el proceso nuevamente. Vamos a simplificar los pasos sin las explicaciones complementarias.
1.Inhalar lentamente por la nariz, mientras se inhala:
1.1 Sacar el abdomen.
1.2 Ampliar las costillas.
1.3 Expandir el pecho.
2. Detener un momento.
3. Exhalar lentamente por la nariz, mientras se exhala:
3.1 Meter el abdomen.
4. Detener un momento.
Hay que practicar este proceso hasta convertirlo en algo automático y normal, sobre todo que se sienta un sólo movimiento armónico y placentero. Respirar es un placer.

2 comentarios:

Alma dijo...

Estoy aprendiendo a meditar aún no se hacerlo muy bien, preo estoy en ello, gracias por escribir esto que anima.

Besitos.

peregrina dijo...

Besos miles para tu alma.

Es buena la meditacion ....pues establece en nuestra mente saltarina una gran quietud y armonia.