domingo, 1 de noviembre de 2009

El amor y el desapego




El amor, probablemente, es el valor más elevado que todos los seres humanos desean experimentar desde el momento del nacimiento hasta la muerte. El amor verdadero y desinteresado se ha vuelto tan inusual que la mayoría de las personas se cuestionan su existencia. El amor verdadero implica la capacidad de respetar a los demás tal como son y ser capaces de dar sin esperar un retorno por ello. Tal amor nos proporciona libertad y un espacio para crecer y expresar nuestra singularidad. A menudo, sin embargo, no mantenemos la distancia adecuada entre nosotros y aquellos a quienes amamos y entonces, en lugar de dar de manera desinteresada, empezamos a tener expectativas, demandas y sentimientos de posesividad.Cuando confundimos el amor con el apego, empezamos sin darnos cuenta a crear ataduras con los demás. Los signos del apego o posesividad son las preocupaciones, el miedo, la inseguridad, los celos y finalmente, el sufrimiento. Este amor no sólo destruye la amistad y las relaciones en general sino que nos hace perder el respeto hacia nosotros mismos, nos vuelve dependientes e inestables. Por supuesto, el ser humano necesita amor y respeto, pero hemos de comprender que no vamos a recibirlo sólo por pedirlo o esperarlo o considerando que es nuestro derecho. El amor y respeto de todos lo ganamos cuando comprendemos que el primero que debe darlos soy yo mismo.


Un abrazo.

7 comentarios:

ASHRAM ARUNACHALA dijo...

OM

" entonces, en lugar de dar de manera desinteresada, empezamos a tener expectativas, demandas y sentimientos de posesividad..."
Que gran verdad! gracias por esta lección de amor.
Besito!

Sara dijo...

Consideramos de nuestra propiedad lo q amamos: mi hijo, mi país, mi perro, mi madre... No, yo no creo en ese amor totalmente desinteresado, no me parece humanamente posible. Con tener un intercambio justo en el amor, ya me daría por satisfecha.
Un besico.

Angeles dijo...

Creo que cuando hay una buena base de amor todo esto se va aprendiendo, al querer el bien del otro lo demás viene como consecuencia y el bien que uno da vuelve naturalmente.
Besos:)

Peregrina dijo...

Ahi va mi amor para ti querido Kumara...soy interesada porque me lo pide mi corazón ...por eso necesito tu amor.

Un abrazo.

Peregrina dijo...

Hay una persona a la que amo (No es hombre)ella es un ser que todavia no se ama entonces no me puede dar amor ...yo como ser humano me alejo porque no lo veo justo , pero mi alma , mi divinidad me dice .

¿Porque voy a poner barreras a el amor? entonces cuando tomo conciencia ...la amo pues ella tambien busca el amor y su divinidad .

A veces nuestra mente nos dice que no es justo que no nos aman con la misma medida que amamos .

Mi camino es el amor por lo tanto amo...no puedo encerrar el amor.

Un abrazito querida Sara.

Peregrina dijo...

Si Angeles amiga, el amor que uno dá viene multiplicado a tu vida.

Es un trabajo aprender esta lección del amor.

Un abrazo de amistad

arianna dijo...

Cuando confundimos el amor con el apego, empezamos sin darnos cuenta a crear ataduras con los demás.

nos vuelve dependientes e inestables, es asi...

El amor a la pareja, a los hijos, a cualquier persona , si es axfisiante, posesivo, no nos hace bien , hace sufrir, cuando el amor libre de ataduras generoso, no necesita medirse, es darse sin esperar nada más

Ese AMOR del que hablas, cuando crees lo tienes se escurre como el agua por las rendijas

Gracias Peregrina, estupenda reflexión