sábado, 12 de junio de 2010

¿Como ponernos en contacto con nuestro ser esencial?





Cuando creemos estar perdidos, eso significa que los límites de nuestro ego artificial, creado por la familia, la sociedad y la cultura, nos han convertido en el Robinson Crusoe de una isla mental. Vivimos identificados con la ilusión que llamamos nuestra individualidad… El Ser Esencial no es un objeto precioso, un tesoro ajeno, un “oscar” que un día podremos ganar: ¡es lo que en realidad somos!. Sin darnos cuenta, en todo momento, dormidos o despiertos, él está en contacto con lo que creemos ser. Sólo que, envueltos en nuestras ideas locas, sentimientos regresivos, deseos desequilibrados y necesidades absurdas, no captamos su presencia. Somos como una gota de agua marina que se siente perdida en medio del océano. Todos los intentos de establecer contacto con “nuestro” Ser Esencial están condenados al fracaso. Lo impensable no nos pertenece, no es como un perro. Nosotros le pertenecemos. Si queremos vivir en verdad, abandonaremos la acción y nos sumergiremos en la recepción. Nos detendremos a observarnos: “Esta idea no soy yo” “Este sentimiento no soy yo” “Este deseo no soy yo” “Esta necesidad no soy yo” “Esto no soy yo” “Esto no soy yo” “Esto no soy yo”… Y así, de negación en negación, terminaremos por entregarnos a la gran afirmación. “La caza está prohibida, la pesca está permitida”. Cuando el ego reconoce humildemente no ser nada, no saber nada, no poder nada, El Ser Esencial le responde “Yo soy todo, yo sé todo, yo puedo todo. Yo soy tú, pero tú no eres yo”.


Alejandro Jodorowski

No hay comentarios: