martes, 2 de agosto de 2011

LA SOLEDAD SONORA




Que calle, sí, la música del viento,
la agitación que el árbol desordena,
cállese el corazón, para la vena
su inquietud, su locura y movimiento.

Que descanse la mar, que el firmamento
detenga el ritmo de la luna llena
y haya en el mundo una quietud serena
que enmudezca hasta el mismo pensamiento.

Y entonces, sí, la soledad sonora
manará dulcemente sobre el alma
dejando a flote su verdad sencilla.

Será un momento sólo, aquí y ahora;
después puede cesar la inmensa calma
pues ya se realizó la maravilla.

(S.Juan De La Cruz)

6 comentarios:

gorka dijo...

Magnífico!!

Texto que cala hondo... allá en lo que en realidad SOMOS!

Gracias Pere!!

Georgina dijo...

Gracias Peregrina por tan hermosa entrada que nos llena de silencio eterno siempre siendo presente, un abrazo.

Peregrina dijo...

Solo con un segundo...

el gozo me inundó...

Un abrazo querido Gorka.

Perdona mi tardia contestación pus estuve desconectando en la montaña.

Peregrina dijo...

Es un placer compartir contigo...

este poema de S. Juan de la Cruz.

Un abrazo querida Georgina.

Myriam dijo...

Tan rotundo, tan íntimo, no hay nada como su poesía. Gracias amiga.

Peregrina dijo...

Cuando llega el sonoro y eterno silencio ...
uno ya no está .

Un abrazo silencioso querida miga.