martes, 15 de noviembre de 2011

no me queda mas que su nombre...








LLegó el Amor, y como sangre, fue llenando mis venas y mi piel




y me fue vaciando poco a poco hasta llenarme de EL,




colmó EL cada miembro y cada poro de mi ser




de mi no queda mas que un nombre, pues todo lo demas es EL


(Rumi)

2 comentarios:

Alma dijo...

CREO QUE ESO SE LLAMA ENAMORARSE, JEJE!!!!

Peregrina dijo...

Cuando uno a experimentado la fusión y unidad con si mismo y con los demas ...se ha emamorado de EL,

por eso busca ya por siempre esa plenitud del Amado.

Un abrazo querida Alma.