martes, 22 de noviembre de 2011

Todas las cosas que creo ver con reflejos de ideas.






Todas las cosas que creo ver son reflejos de ideas.


Ésta es la clave de la salvación: lo que veo es el reflejo de un proceso mental que comienza con una idea de lo que quiero. A partir de ahí, la mente forja una imagen de eso que desea, lo juzga valioso y, por lo tanto, procura encontrarlo. Estas imágenes se proyectan luego al exterior, donde se contemplan, se consideran reales y se defienden como algo propio de uno. De deseos dementes nace un mundo demente. y de juicios, un mundo condenado. De pensamientos de perdón, en cambio, surge un mundo apacible y misericordioso para con el santo Hijo de Dios, cuyo propósito es ofrecerle un dulce hogar en el que descansar por un tiempo antes de proseguir su jornada, y donde él puede ayudar a sus hermanos a seguir adelante con él y a encontrar el camino que conduce al Cielo y a Dios.

Padre nuestro, Tus ideas reflejan la verdad, mientras que las mías separadas de las Tuyas, tan sólo dan lugar a sueños. Déjame contemplar lo que sólo las Tuyas reflejan, pues son ellas las únicas que establecen la verdad.
U.C.D.M.

4 comentarios:

gorka dijo...

Gracias Pere!!

Ese final es apoteósico...

Peregrina dijo...

Padre que sienta tu voz en todos

los instantes de mi vida para distinguir los sueños de la realidad ...que me llevan hacia Ti.

Un abrazo sentido ...Gorka.

hoy dijo...

las ideas... los pensamientos... pueden hacer de nuestra realidad un infierno o un paraiso...

Peregrina dijo...

Cuando estamos en conexsión con el

el maestro interior que todos llevamos en el interior...

sentimos la alegria de nuestros pensamientos y actos conscientes.

Elegimos el paraiso.

Un beso querida Hoy.