lunes, 5 de diciembre de 2011

Se me concederá todo lo que pida.






Se me concederá todo lo que pida.


Nadie desea el dolor. Pero puede creer que el dolor es placer, Nadie quiere eludir su felicidad mas puede creer que la dicha es algo doloroso, amenazante y peligroso. No hay nadie que no haya de recibir lo que pida. Pero puede estar ciertamente confundido con respecto a lo que quiere y al estado que quiere alcanzar. ¿Qué podría pedir, pues, que al recibirlo aún lo siguiese deseando? Ha pedido lo que le asustará y le hará sufrir. Resolvamos hoy pedir lo que realmente deseamos, y sólo eso, de manera que podamos pasar este día libres de temor, y sin confundir el dolor con la alegría o el miedo con el amor.

Padre, Te ofrezco este día. Es un día en el que no haré nada por mi cuenta, sino que tan sólo oiré Tu Voz en todo lo que haga. Y así, Te pediré únicamente lo que Tú me ofreces y aceptaré únicamente los Pensamientos que Tú compartes conmigo.


U.C.D.M.

4 comentarios:

Ernesto. dijo...

"Tú sólo pon las ruedas en movimiento, el resto déjamelo a Mí."

Del libro Dios me Habló... Eileen Caddy.

Años de lectura diaria... nos cambió la vida.

Peregrina dijo...

Las ruedas en movimiento...

en la dirección a lo que ES...

entrando hacia dentro y entregado

al divino discernimiento.

Un abrazo Ernesto y bienvenido a casa.

AsunAparicio dijo...

Amén :)

Un beso, Peregrina

Peregrina dijo...

Asi será.

Un abrazo querida Asun.