lunes, 12 de noviembre de 2012

El silencio es la única respuesta válida a todas las preguntas

“La vejez nos enseña a no aferramos a la materia. Las riberas de un río no tratan de inmovilizar el transcurrir del agua. ¿Por qué temer a las enfermedades? Son nuestras aliadas. Los males corporales, al revelamos problemas que no osamos enfrentar, curan las enfermedades de la mente.
¿Miedo a perder la identidad? La suma de todas las identidades es nuestra identidad.
¿Miedo a ser abandonados? Si estamos con nosotros mismos, estamos acompañados.
¿Miedo a no ser amados? Libertad es amar sin pedir que nos amen.
¿A estar encerrados? El universo es nuestro cuerpo. Lo contenemos todo.
¿Miedo al otro? Es nuestro espejo.
¿Miedo a perder un combate? Perder un combate no es perderse a sí mismo.
¿Miedo a la humillación? Si vencemos nuestro orgullo, nadie nos puede humillar.
¿Miedo a la noche? La noche siempre está unida al día.
¿Miedo a ser estériles? El alma es nuestra hija suprema -
Ejo Takata se detuvo y lanzó una atronadora carcajada. Luego abrió su abanico y comenzó a abanicarse-.
Caí en la trampa, vomité palabras. Tengo la lengua sucia. Y tú las orejas. Ven a la cocina. Guardo un botellón de buen sake. Vamos a beber entregándonos a la única respuesta válida para todas las preguntas: el silencio.”

Fragmento de “El maestro y las magas” de Alejandro Jodorowsky

No hay comentarios: